miércoles, 6 de octubre de 2010

¿No es más feliz un niño que cree en los reyes magos?

En los últimos años han salido algunos estudios indicando que la gente religiosa es más feliz ante las situaciones difíciles de la vida, como la muerte. Uno de estos estudios se denomina "Liberanos del mal: La religión como el Seguro" y concluyó que la gente religiosa está más capacitada para enfrentarse a decepciones como el paro, el divorcio o la muerte de un amigo. Además, según este estudio, esta capacidad aumenta en el momento en que los religiosos van a la iglesia y rezan. Los investigadores dijeron que: "la religión hace que las personas puedan soportar mejor los momentos difíciles de la vida".

Otro estudio que salio a la luz a principios de este año se publicó en un libro llamado God's Brain (El cerebro de Dios). Apoyados en la biología evolutiva, las últimas técnicas en neuroimagen y el análisis de residuos cerebrales, dos científicos estadounidenses (el antropólogo Linoel Tiger y el neurlogo Michael McGuire) explican en el libro cómo la experiencia religiosa libera una serie de neurotransmisores y hormonas que mitigan el estrés que sufre el cerebro ante los pequeños problemas de la vida diaria y las grandes preguntas que, desde siempre, se hace el ser humano.

Ellos apuntan que la causa hay que buscarla dentro del ser humano. A pesar de ser la especie más poderosa, es presa fácil del miedo y la incertidumbre. Esto genera estrés neuronal, deteriorando las dendritas y reduciendo la neuroplasticidad. Induce más de 100 cambios en el cerebro. La religión es un analgésico .

Yo, personalmente, estoy de acuerdo con estas conclusiones, en tanto en cuanto una persona que tiene fe es más feliz que yo en el tema de la muerte. Me explico: La religión nos da respuestas acerca de la muerte. Nos dice que hay después de la vida, que nos encontraremos; hay religiones que nos hablan de la inmortalidad del alma, hay otras que nos hablan de la reencarnación. Y aunque tales respuestas no sean demostrables y, por lo tanto, no se deben considerar como verdaderas, son suficiente para que mucha gente las acepte, sobretodo en los momentos más difíciles. En palabras del antropólogo, Lionel Tiger, "el ser humano ha creado la religión. Desde tiempos remotos nuestros ancestros imaginaban cosas que les atemorizaban, así que, para reducir ese miedo, produjeron una idea de Dios y formalizaron las religiones."


Pregúntense ante la inminente muerte de un conocido como reaccionaria a las siguientes propuestas: ¿seria más feliz si le dijera que cuando se muera se va a descomponer en materia y energía? o, por el contrario ¿será más feliz si le cuento que cuando muera va ir a un paraíso, se va a reencontrar con los suyos, y vivirá eternamente? A una persona que esta "en las ultimas" y a la gente que le rodea (amigos y familiares) lo que menos les importa es que la respuesta sea falsa o no, el único objetivo es pasar ese trauma de la mejor manera posible. A la gente con fe estas respuestas les hace disminuir el miedo a la muerte.

A todo esto me viene a la memoria un capítulo de Los Simpons que explica muy bien como una sociedad engañada es más feliz. Mucha gente, en determinados momentos de la vida les da igual la racionalidad, si esa respuesta les hace sentir bien la aceptan y son felices.

Cuando aparece el tema de la muerte nos podemos agarrar a la ciencia, a la filosofía, pero ninguna nos dice que nos encontraremos con nuestros antepasados, o que habrá no se cuantas vírgenes esperándonos. Por eso hago esta reflexión... ¿no es más feliz un niño que cree en los Reyes Magos?

PS: Que nadie me mal interprete, no estoy defendiendo a la religión.

7 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Linux, se le ha entendido perfectamente, no es necesario que se disculpe. El propio Eduard Punset (que no es científico, pero sí divulgador científico) en uno de sus programas, no recuerdo cual ni cuanto tiempo ha que lo vi, decía exactamente lo mismo. Y es que la premisa sigue siendo un tópico: la ignorancia es la felicidad. Por eso éramos más felices con los reyes magos.

Personalmente, en lo concerniente a los infortunios de la vida, prefiero practicar el estoicismo.

Darko dijo...

Esa es la magia de la religion y de la fe. Nunca se podra comprobar la no existencia o la existencia de un paraiso despues de la muerte. Por mas fantasioso que sea, nunca se podra comprobar que nada pasa despues de la muerte.

Yo lo que pienso es que algo tiene que pasar con eso que llamamos "alma". Para la ciencia tal vez somos animales... racionales, pero animales. Sin embargo, mi esencia, lo que soy yo, mi "alma" (si es que existe) no es mortal. El alma no es algo fisico que tiene organos, por lo tanto no puede ser mortal. Algo tiene que pasar con eso despues de la muerte, no?

Yo solo creo, y creo en tantas cosas que no creo en ninguna. Como decia el gran Socrates: "yo solo se que no se nada".

Juan Nadie dijo...

"El alma no es algo físico que tiene órganos, por lo tanto no puede ser mortal"

En tanto que estableces dos realidades distintas, para ambas existirán de un modo connatural reglas y leyes que las rijan, por tanto en el desconocimiento de la esencia del alma viene implícito un desconocimiento de las tales reglas, por lo que si no se puede aseverar la existencia o no del alma o qué clase de sustancia es, tampoco puede decirse nada acerca de su sempiterna o caduca condición.

Jack Astron dijo...

A mí me preocupa bastante el punto del artículo, que está muy bien expuesto. Cuando intento hacer razonar a un creyente, ya sea a través del blog o en persona, me pregunto si estaré haciendo mal al quitarle su ansiolítico. Pero bueno, yo al menos prefiero una verdad triste a una mentira agradable.

El alma no es algo fisico que tiene organos, por lo tanto no puede ser mortal. Algo tiene que pasar con eso despues de la muerte, no?

Darko: dado que hemos evolucionado en forma gradual a partir de seres inferiores, no veo cómo podríamos tener "alma" y los animales no, porque implicaría que en algún momento un animal sin alma habría dado a luz a un humano con alma. En el artículo 19 de mi blog desarrollo ese argumento.

Linux dijo...

Gracias por vuestros comentarios

Juan: Punset afirma que la felicidad radica en la ausencia del miedo.

Supongo que aceptas las cosas tal y como ocurren. Tu objetivo es guiar tu vida mediante la razón, sin alterarte cuando las cosas van bien o mal. Es decir, tener "sangre fria" ante cualquier moemento de la vida, ya sea bueno o malo.

Darko: No te puedo responder a esa pregunta porque no esta demostrado que tal cosa exista. Por lo tanto, todo lo que rodea al alma es pura especulación.

Jack: Me ha echo gracia esta frase "me pregunto si estaré haciendo mal al quitarle su ansiolítico".
A veces, la verdad duele...

Jack Astron dijo...

Sí, y también he encontrado justificación en algunos casos. Por ejemplo, hace poco logré tranquilizar a una persona joven que estaba aterrorizada por una película que había encontrado en la red donde se escuchaban supuestos gritos y alaridos desde el fondo de una mina, a centenares de metros de profundidad, los cuales provenían del infierno, según afirmaban los desquiciados que publicaron el video.

Saludos.

Anónimo dijo...

Buenas tardes. Os diré que si la fe, y la existencia de Dios, se pudiera demostrar científicamente, ¿qué libertad tendríamos de creer cada uno en lo que quiera? ¿qué libre albedrío sería ese, cuando lo único sobre lo que somos dueños, son exactamente, nuestras decisiones?
Yo creo en Dios, y no creo por que un día me levanté y pensé, "voy a creer en algo", No señores. Mi fe va mucho más allá de lo que llaman ustedes "alma", porque no es sólo lo que nos envuelve después de la muerte, lo digo por experiencia. Y sepan que los animales también la poseen. A raíz de aquí cada uno es libre, de hacer sus reflexiones, aunque ya les digo que hay tantísimos casos en los que la ciencia no dá crédito. . .en mi opinión, la ciencia va acorde con nuestra evolución, pero desde mi punto de vista, estamos muy pero que muy atrasados en esos aspectos para juzgar la existencia de Dios.