martes, 7 de septiembre de 2010

Una arma de guerra: la religión

La historia de la humanidad esta plagada de guerras, que en muchos casos catalogamos de religiosas. ¿Pero realmente existen guerras cuyo origen, y por lo tanto la causa, sea la religión? Si observamos las raíces de la mayoría de conflictos veremos que la respuesta es negativa, ya que el papel que juega la religión en un conflicto es otro, no menos importante.

Es normal pensar que, cuando leemos en las noticias que un personaje mata por un Dios, lleguemos a la conclusión de que la religión es la causa de ese conflicto. Y muy probablemente la persona que lleve a cabo esa acción también creerá que lo esta haciendo para defender su religión. Pero en realidad la religión no es la causa primera que hace que dos bandos se echen a tiros. La religión se utiliza para unir y al mismo tiempo dividir a la gente. Unir para los que van a luchar por la misma causa, y dividir para que los puntos de radicalización lleguen a puntos inimaginables. La fe, en muchos casos, trae consigo el fanatismo y esto da lugar a la violencia. De todos es sabido hasta que punto son capaces los creyentes fanáticos de defender sus creencias, se pueden llegar a escuchar autenticas barbaridades y a ver actos deprochables. Pues imagínense por un momento que dos creyentes fanáticos de distintas religiones cada uno se enfrenten en un conflicto. El resultado puede ser escalofriante, pues cada uno de ellos dará la vida si hace falta por su Dios. La religión es una estrategia más de la guerra, de la violencia, porqué puede unir a la gente, de diferentes maneras de pensar, por una causa. Y para esa comunidad la causa sera la religión, pero para los altos mandatarios, para los jefes de esos bandos el motivo por el cual se enfrentan sera al fin y al cabo el poder.

La Alemania nazi, el conflicto de Irlanda del Norte e incluso las mismas cruzadas utilizaron la religión para controlar a las masas, pero nunca fue esa la causa. Hitler cogió una gran popularidad por sus discursos antisemitas que calaron en la gente. Odiaron a la comunidad judía, buscaron un blanco fácil a quién meter las culpas y consiguieron el poder; los orígenes del conflicto de Irlanda del Norte son socio-políticos y la lucha que se hacía era por la identidad nacional y territorial. No obstante, la comunidad unionista unió a todos los protestantes porqué sino veía muy complicado la unión política con la corona británica; y el objetivo de las cruzadas era el control de la mediterránea. Luego la gente mataba por religiones, se unía por religiones, y se odiaba por religiones.

La religión hay que despreciarla, no como causa de guerra, sino como arma de guerra. Decir que las religiones son la causa de muchas guerras es como decir que las bombas también causan guerras. Pero la realidad es que la religión es una arma más, desde mi punto de vista, la más importante para poder vencer. 

Pero no solo la religión es un cáncer en los temas bélicos, sino también en los temas sociales. Los que defienden el "derecho a la vida", y que están en contra del aborto, también están debajo de la religión. Y el echo que una comunidad base su opinión en la fe hace que el debate sea muy pobre, y no se pueda llegar a ningún acuerdo ni a ninguna conclusión. La religión te pone un antifaz en los ojos que te hace imposible razonar (ojo! no estoy diciendo que el aborto sea lo más razonable) porque no hay argumentos, solo dogmas.

4 comentarios:

Darko dijo...

Muy cierto. Soy un creyente pero no creo en estar involucrando la religion en todo. Esta mal, y punto. El que la quiera involucrar ese es su problema, pero cuando hablamos de gobiernos involucrando la religion, ahi es problema de todos.

Saludos, y si puedes pasa por mi blog que escribi un post del mismo tema eyer titulado Dios = Guerra en el Lenguaje Humano

http://cerebrofucker.blogspot.com/2010/09/dios-guerra-en-el-lenguaje-humano.html

Linux dijo...

Gracias por tu comentario Darko

Intresante tu punto de vista desde una prespectiva creyente, pero separado de la religión. Yo no soy creyente, pero estamos de acuerdo, (si no lo he entendido mal) en que la religión nos perjudica.

Ok. te contesto en tu blog

Juan Nadie dijo...

Sobre esto dice algo muy interesante Tzvetan Todorov en su ensayo "El miedo a los bárbaros".

No podría estar más de acuerdo.

Linux dijo...

Tomo nota de este ensayo, Juan.

Saludos