viernes, 24 de septiembre de 2010

Las apariencias engañan

A veces, lo que vemos y nos parece que es realidad no lo es. Muchas personas muestran una imagen de si misma, que puede no ser la verdadera. O que solamente muestran una parte de si misma, mientras la otra queda oculta. Esta es la historia de un hombre que oculto sus pensamientos hasta la muerte, que ante la sociedad se presentaba como alguien que en realidad no era.

Jean Meslier, como todo sacerdote católico, defendió la fe de su Iglesia, confesaba los pecados de la gente, y trasladaba la palabra del señor escrita en la Biblia. Pero detrás de esta vida dedicada al señor, más de 40 años, había la otra cara de la moneda, una cara crítica y feroz. La historia de este personaje empieza con su muerte.

Jean Meslier, muerto en 1729 en Etrépigny (Francia), dejo como "herencia" un manuscrito de más de 3500 paginas donde hacía apología del librepensamiento y del ateísmo. Dejó con su muerte unas memorias de pensamientos y sentimientos lejos de lo que había procesado desde su juventud. Unas memorias donde criticaba duramente a todas las religiones, especialmente al cristianismo, como también la vida social de aquellos tiempos (la aristocracia, el Antiguo Régimen, la injusticia social).

Con el libro, "Memorias de pensamiento y sentimiento de Jean Meslier" (actualmente conocido como Memoria contra la religión), arremetía contra la religión, la Iglesia, Jesús, Dios, la moral cristiana y todo con un contenido ateísta y librepensador, considerado incluso radical. Las afirmaciones de Meslier no tienen desperdicio, pues afirmaba contundentemente que  hay "demostraciones claras y evidentes de la vanidad y falsedad de todas las divinidades y de todas las religiones del mundo. Además, acusaba al cristianismo de instrumento de explotación y conjunto de falsedades; "de falsedades formadas, e inculcadas, para mantener al pueblo bajo la tiranía. Las Escrituras son falsas, la tradición es espuria, los dogmas son absurdos, no hay ni Dios, ni cielo, ni infierno, ni inmortalidad del alma; no hay tampoco ningún designio en el universo: toda la realidad es materia en movimiento y la materia obedece a leyes mecánicas, no divinas." 

Este personaje, del que poco o nada se habla, es considerado por muchos el padre del ateísmo y el librepensamiento moderno. Un hombre que se "infiltro" en la Iglesia para luego criticarla duramente. Un hombre que se pasó 40 años como cura y que fue de los primeros en dejar escrito que la religión es una fuente y una causa fatal de problemas y divisiones entre los hombres. Pues las persecuciones a muerte entre diferentes defensores de creencias y el hecho de llevar a cabo atrocidades bajo el falso pretexto de defender la creencia verdadera, le sirvieron como ejemplo.

Está es la historia de un curioso personaje que se alejó de la divinidad mientras trabaja para ella, la historia de un cura contra Dios. Pero no es el único ejemplo de alguien que defiende la palabra de Dios y luego, en la soledad, se cuestiona si realmente existe. María Teresa de Calcuta, aunque no sea tan radical, también se alejo de la divinidad.

No olviden, las apariencias engañan.

 

12 comentarios:

Darko dijo...

Cuando estaba terminando de leer me acorde de Maria Teresa, pero ya que la mencionaste pues no tengo que decir nada.

Yo creo que todos esos pensamientos han pasado por la cabeza de todos los cristianos y religiosos PENSANTES. Digo pensantes porque muchos no piensan por si mismos. Eso es a causa de la religion, ya que muchas personas no analizan lo que le ense~an.

Anónimo dijo...

Cuánta ignorancia, estupidez e idiocia en este blog...

Juan Nadie dijo...

Guau Anónimo, ¡qué valiente eres! Y ¿qué decir de tu postura y argumentos? son propios de un iluminado que practica la tolerancia para con aquellos que no queremos ver ¿eh?

Buf, a mi creo que me has abierto los ojos a lo Pablo de Tarso.

Jack Rational dijo...

Muy interesante, no conocía el caso de Meslier.

Una vez escuché a Dan Dennett relatar un estudio que habían hecho acerca de predicadores evangélicos no creyentes en USA. Varios de ellos accedieron a contar su historia en forma reservada, e hicieron ver que habían llegado al ateísmo después de décadas de reflexión, pero que debían seguir predicando para mantener a sus familias.

Saludos.

Linux dijo...

Gracias vuestros comentarios

Darko: Pues es verdad lo que dices. Un dogma lo aceptas o lo aceptas, no se analiza.

Juan Nadie: jajaja! cuando hacen este tipo de comentarios es cuando más caen en evidencia.

Jack: Pues yo no conocía el caso de los predicadores evangelicos no creyentes. La verdad es que es un tema curioso.

En el caso de Meslier, se especula que no dijo nada en vida por el tema de las represalias.

Un saludo

Francisco dijo...

Saludos. Como no he podido mandarte un email privado pues tu perfil no me deja, te escribo por aquí. Acabo de descubrir tu blog y me gustaría saber, si quieres contestarme claro, pues eres libre, con qué finalidad nació este blog y por qué.

Si te parece, pásate por el mío: http://jovenconvocacionreligiosa.blogspot.com/, sólo si te parece. Y, si sientes curiosidad y te interesa, te digo la finalidad del blog. Más que nada, por curiosidad. Ya me dirás. Un saludo.

Por cierto, mi email es matsim100@hotmail.com

Jack Rational dijo...

Hola Linux

El título de la conferencia es 'The Evolution of Confusion'

http://www.youtube.com/watch?v=D_9w8JougLQ

Según recuerdo (la vi hace meses) estos pastores se habrían ido percatando del absurdo detrás de muchas de sus prédicas a medida que se informaban de los avances científicos que contradecían las historias que habían aprendido antes (como la creación) pero habían resuelto continuar predicando porque a los 50 o 60 años no podían iniciar una nueva profesión, y tenían que mantener a su familia.

Saludos.

Linux dijo...

Muchas gracias por el enlace Jack!. Me estaba volviendo loco buscando este estudio. A ver si encuentro algo más...

Un saludo!

Jordi dijo...

Esto demuestra que no toda la gente que dice creer es en realidad creyente. Es una pena que el cuerpo de cristo esté lleno de gente así. De todas formas en la Bíblia ya se advierten estas conductas:

1 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.

2 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;

3 y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.

4 Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.

5 Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye.

6 Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.

1 Juan 4 del 1 al 6

Va bien que se destapen estos casos. Te ha faltado poner las palabras de Teresa de Calcuta donde dice que no cree en Dios y también la fuente de dónde las sacas.

Linux dijo...

No he dicho que Teresa de Calcuta dijera que Dios no existe. Lo que he dicho es que se cuestiono la existencia de Dios durante parte de su vida. Esto salió a la luz en septiembre de 2007, 10 años despues de su muerte, en unas cartas personales, y donde todos los medios de comunicación se hicieron eco de ello. No lo he puesto porque ya he dado por sabido que el lector lo sabía.

Te recomiendo que leas estas cartas, pues te van hacer reflexionar.

Gracias por comentar Jordi

Carlos dijo...

Lo que demuestra que el susodicho cura francés era un hipócrita y un aprovechado, puesto que lo mínimo que se puede pedir en las personas es coherencia. El caso que novela Unamuno en "San Manuel Bueno ´mártir" es mucho más aceptable: Un cura que no cree en Dios, pero cree que es bueno que la gente tenga un dios en quien creer. Pero si el francés pensaba que tan terrible era la iglesia, no debió seguir formando parte del montaje, digo yo...

Linux dijo...

Gracias por tu comentario Carlos.

Debes tener en cuenta el contexto historico antes de juzgar si era un hipocrita. Estamos hablando del siglo XVIII y esto nos lleva a la Inquisición. Luego es normal que dejara sus escritos como testamento, siendo esa la única manera de dar a conocer su punto de vista sin ser castigado (por no decir quemado).