sábado, 28 de agosto de 2010

Escépticos y crédulos


Algo que siempre me ha llamado la atención es el poder del dogmatismo en la gente. Grosso modo podemos entender el dogmatismo como una postura que cree en la verdad segura: no se puede dudar porque no hay ningún problema en el conocimiento, ningún interrogante, ninguna duda a resolver. Y esta postura me hizo reflexionar e investigar, hasta que llego a mis manos un texto* de Mario Bohoslavsky donde critica la credulidad de la humanidad, y a la gente responsable de esa credulidad.

“Una de las reglas del hermoso juego de la ciencia dice que la razón no tiene que aceptar una cosa como cierta solo porque lo diga mucha gente, o porque la gente que lo diga sea muy importante, y que siempre hay que detenerse ante una afirmación cualquiera y dudar si es o no cierta. Naturalmente, esto obliga a ir mucho mas lento, y sopesando cada aparente verdad.

En griego, observador se dice skepticós, por lo cual la persona partidaria del análisis y observación se le llama también escéptica.

El contrario del escepticismo es la credulidad, y consiste en aceptar como verdadera, con ligereza, las afirmaciones más extraordinarias sin analizar antes la consistencia, solo por mandra intelectual, por falta de preparación, respecto a la autoridad de ciertas personas o otras razones. En la etapa actual de la humanidad la gran mayoría de las personas son bastante crédulas, sobretodo a causa de su ignorancia y falta de entrenamiento en el método científico y en las practicas racionales en general; casi todas estas personas actúan de buena fe, es decir, por convicción y no por intereses espurios.

Los verdaderos enemigos de la razón no son, necesariamente, las personas crédulas, sino aquellas personas que se benefician personalmente del hecho que otras sean crédulas. Incluso algunos de estos embaucadores son, en su fuero interno, incrédulos, escépticos: pero promueven la credulidad ajena para obtener mas dinero con sus libros, tener sus consultas llenas de gente con problemas, vender sus remedios mágicos o cobrar por su participación en la radio, televisión y prensa.

Los escépticos, que han luchado con tenacidad a lo largo de los siglos para sostener el reinado de la razón -algunos al precio de sus vidas, la mayoría a costa de la burla ajena, el prejuicio económico, la soledad- ven con desesperación como, una vez y otra, gente poco escrupulosa negocia con la credulidad ajena. Bien es verdad que la Ciencia ha avanzado, y que la gente ya no cree en algunas viejas patrañas que en otros tiempos fueron aceptadas por casi todos, cada día nacen nuevas mentiras, tonterías que son aceptadas sin pensárselo dos veces. Y lo que es peor: los modernos charlatanes, sabedores de que la razón es más fuerte que ninguna otra cosa en el universo, se disfrazan a veces de científicos, visten sus patrañas de un lenguaje exterior que imita los modales, el lenguaje científico. Pero eso no es Ciencia: es pseudociencia.”

                                             Mario Bohoslavsky. ¿Por qué somos escépticos?


*El texto lo he traducido del catalán, o sea que si hay algún error semántico, sintáctico o ortográfico mea culpa.

6 comentarios:

Bayo dijo...

Hola:

Muy bueno el texto.

Saludos.

Bayo

jmhernandez dijo...

Excelente texto.

Y muy interesante blog.

Saludos.

Linux dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Un saludo

Crystian Sanchez Ortiz dijo...

Hola Linux.

Un buen articulo y un gran aporte al mundo escéptico,

saludos desde Chile y de nuestra asociación escéptica AECH.

www.aech.cl

Linux dijo...

Hola Crystian, gracias por tu comentario.

Me apunto la pagina y la añado a mi lista de blogs. Parece muy intresante...

Un saludo

Àlex dijo...

Hola, tendrías que cambiar "mandra intelectual" por "pereza intelectual" en la traducción del catalán.